07 septiembre 2015

LUNA DE MIEL. PRIMERA PARADA: LAS VEGAS (13/07 AL 17/07). LLEGADA A LAS VEGAS.

Comenté en uno de mis primeros posts que nuestra luna de miel consistiría en una ruta por la costa oeste de los Estados Unidos y terminaríamos unos días en Hawaii, en la isla de Oahu.

Llegamos a Las Vegas desde Madrid, no sin antes hacer una escala en Atlanta. Volamos con Delta Airlines durante todo el viaje y no tenemos pega alguna. Total: un primer vuelo Madrid-Atlanta de 9 horas y otro de casi 5 horas de Atlanta a Las Vegas.

Después de tantas horas llegamos por la tarde a Las Vegas, hora local (sobre las 7) pero estábamos un poco trastornados con el horario y muertos de cansancio. Ya nada más bajar del avión te das cuenta de que estás en Las Vegas. Creo que es el único aeropuerto del mundo donde habíamos estado donde hay máquinas tragaperras desde que te bajas del avión y hasta que recoges la maleta de la cinta. Todo es brillo, luz, color y, por qué no, a veces también ostentoso e, incluso, hortera. Sería la tónica de nuestros 4 días en Las Vegas, antes de continuar hacia San Francisco.



Buscamos el shuttle (o transporte/bus hacia el hotel) y llegamos a The Signature at MGM. El MGM Grand es un hotelazo situado al sur de Las Vegas Strip. El hotel más grande de Las Vegas y el más grande del mundo hasta el 2006. Algunos lo reconoceréis de la peli de Ocean's Eleven, como lugar de celebración de veladas de boxeo de repercusión internacional, por el espectáculo "Kà" del Circo del Sol, su discoteca Hakkasan -la más grande de los Estados Unidos- donde pincha a menudo Calvin Harris o Steve Aoki, su enooorme casino, o como escenario del famoso mago e ilusionista David Copperfield.



Nosotros nos quedábamos en una suite de una de sus tres torres traseras. La verdad que se agradece que la habitación no dé directamente al Strip, para mayor tranquilidad. La habitación era increíble, parecía un apartamento y podías disfrutar de todo lo que el hotel ofrecía. Eso sí, tened claro que cualquier hotel de Las Vegas (y con más razón el MGM) no se recorre en 5 o 10 minutos. ¡¡¡Son enormes!!! y, según el caso, puedes tardar casi media hora en recorrer el camino que va desde tu habitación hasta la salida al Strip. Si no habéis alquilado coche como nos pasó a nosotros y estando tan al sur del Strip, sabed de antemano que vais a caminar muuuucho. El Strip es una sola avenida pero es muyyy larga, tanto que del Mandalay Bay al Stratosphere pueden ser unas 6 millas, que al cambio son unos 13 kilómetros y pico. No os dejéis engañar... nos pasamos el viaje diciendo "si está ahí al lado, vamos caminando, que está ahí mismo,..." y nunca lo estaba.







Una opción que recomiendo es el monorail. Pagas el pase de 24 horas y puedes moverte en monorail entre los principales hoteles de Las Vegas (MGM, Paris, Flamingo, Planet Hollywood... y alguna parada más hacia el norte del Strip). Para cuando supimos eso, ya había pasado nuestra primera noche y nuestro primer día de visita a la ciudad y nos dolían muchísimo las piernas.

La primera tarde y noche no hicimos demasiado. Dimos una vuelta por nuestro hotel, su casino y salimos a contemplar el Strip de noche. Caminamos un poco y sacamos las primeras fotos. Estábamos boquiabiertos. Las Vegas es una ciudad que no decepciona. Es tal y como te la venden. Cenamos algo antes de volver al hotel.



La comida en Las Vegas es muy, pero que muy cara. En general fue cara durante todo el viaje pero Las Vegas fue la primera ciudad que pisamos y estábamos un poco sorprendidos. No pillamos el cambio a dólares muy bien y casi estaba a la par el dólar y el euro. Por eso, cuando te cobran casi 40 dólares por dos hamburguesas y dos refrescos es inevitable pensar en qué podrían comer dos personas en España por 35-40 euros y te sientes defraudado. No hagáis eso, no comparéis, aunque sea inevitable (por el bien de vuestra salud mental je, je). Una cosa es el precio que aparece en la carta y otra bien distinta el precio final con impuestos incluidos. Otra movida son las propinas. Te advierten que debes de dejar al menos entre un 10 y un 20% del total del importe de la cuenta en propinas para la persona que te ha prestado el servicio pero, francamente, nosotros no lo hicimos, salvo excepciones. Ya sabemos que allá donde fueres haz lo que vieres, pero si llegamos a dejar de media un 15% de las cuentas que nos pasaban en propinas, el dinero no nos habría alcanzado a la mitad del viaje. Sólo dejamos propina en aquellos sitios donde pensamos que la persona lo merecía y, por supuesto, entregamos sólo lo que creímos oportuno. A la española. Siento comentarlo y queda fatal decirlo, pero es lo que hay.

Una fórmula que nos convenció fue la de "Buffet of Buffets". Pagas unos 55 dólares por cabeza y tienes acceso ilimitado durante 24 horas a los buffets de los hoteles asociados a la promoción. Os lo explicaré más adelante, en el post de nuestro último día (DÍA 3) en Las Vegas.

Después del "clavadón" de la primera cena en Las Vegas, volvimos al hotel a descansar. Al día siguiente (DÍA 1) nos habíamos planteado visitar hoteles y casinos. ¡Vamos allá!





No hay comentarios

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

© 2015 Margarita García-Ramos Morell. Todos los derecos reservados.
Diseño blog: Rainy Day