23 diciembre 2014

Alianzas para tu boda. Consejos y aspectos a tener en cuenta

El post de hoy lo dedico al momento en el que toda pareja busca y elige sus alianzas para su boda. Ese momento tan especial, en nuestro caso, fue hace una semana.

El mundillo de las alianzas y, en general, toda la joyería relacionada con el mundo bodil ha evolucionado muchísimo. Es de esos símbolos que siguen presentes, generación tras generación, en las bodas, es una tradición que no decae.

Para mi es de los detalles más importantes de una boda y, quizás, no le dedicamos el tiempo que un símbolo tan importante necesita. Al fin y al cabo, las alianzas representan el compromiso de los dos miembros de la pareja y, pasado todo el jaleo de la boda, es de las pocas cosas que conservaré y llevaré conmigo siempre.

EL ORIGEN DE LA TRADICIÓN.

El uso de los anillos estaba muy extendido entre los romanos, no por mero adorno, sino con objeto de sellar las cartas, instrumentos y otros elementos, pues en ellos llevaba cada uno su sello y se los solían dar mutuamente en la celebración de sus contratos en lugar de prendas y de arras, porque era una cosa que siempre tenían en la mano.

De aquí vino la costumbre de dar su anillo el esposo a la esposa en prenda y señal del compromiso y unión que contraían, significándole al mismo tiempo con esta entrega que le encargaba la custodia del hogar. Se solía dar el anillo a la mujer, no por adorno, sino para sellar las cosas de la casa, pues era práctica asegurar con el sello las arcas, cajones y demás utensilios de sus despensas donde almacenaban sus alimentos, para evitar robos o pérdidas causados por sus esclavos. 

El anillo era señal de la promesa de matrimonio y con su entrega y recibo se aseguraba el esposo a la esposa, uniéndose con esta prenda sus corazones. Los cristianos, posteriormente, incluso grababan sus anillos; y de ahí vino también el ponerlo y llevarlo en el dedo anular, dedo más inmediato al meñique, de la mano izquierda, por haber en ese dedo una vena que llega hasta el corazón, según decía San Isidoro. El anillo nupcial en los primeros tiempos era de hierro y, posteriormente, empezó a fabricarse en oro.

HOY POR HOY.

Los anillos continúan empleándose en la actualidad. La costumbre establece que la pareja debe entregarse mutuamente anillos como símbolo de alianza matrimonial, colocándoselos durante la ceremonia nupcial, ya sea religiosa o civil. El anillo matrimonial se continúa colocando en el dedo anular. Distintas tradiciones hacen uso de una u otra mano, variando este uso de acuerdo a la zona de procedencia de los novios.

Existen parejas (aunque son un porcentaje muy pequeño frente al total) que, por razones alergia, por la dificultad que les entraña llevarlos encima en su día a día o, simplemente, por gusto o elección no utilizan alianzas. Evidentemente, se trata de una costumbre que no es esencial en la celebración del matrimonio: su ausencia no invalida el consentimiento dado en la ceremonia y, por lo tanto, el matrimonio celebrado sin el intercambio de los anillos, sería perfectamente válido.

Si bien la mayor parte de las alianzas que escogen los novios son de oro, cada vez hay más parejas que las encargan en plata, platino o, incluso, titanio. Es una cuestión de gustos y, según el caso, de presupuesto.

Mientras que la alianza clásica es lisa, pulida y en oro amarillo, el mercado ofrece un catálogo casi interminable de opciones y diseños. Cada vez es más común ver alianzas en oro blanco e incluso, combinaciones de oro blanco y amarillo y, por qué no, en oro rosa y rojo. Las hay pulidas, mates, con brillantes, con texturas y dibujos, con el canto más redondo, o bien, más angular,... en definitiva, a gusto del consumidor.

PASOS QUE TUVIMOS EN CUENTA A LA HORA DE COMPRAR Y ENCARGAR NUESTRAS ALIANZAS.
  1. Buscamos una joyería y un profesional del sector. Desde la franquicia más moderna, la joyería de un centro comercial o el joyero del barrio, el caso es buscar un profesional que atienda nuestras necesidades. Nosotros elegimos a una joyería que conocimos en una feria de bodas y que queda en el Centro Comercial frente a nuestra casa (Alianzas Pedroro).
  2. Decidimos el metal en el que las mandamos a hacer, el que fuera más afín a los dos. En nuestro caso, hemos escogido oro blanco de 18 quilates, pero hay muchas opciones, según gustos y necesidades de cada pareja.
  3. Tuvimos que elegir un diseño, habiendo de todo, desde el más clásico o tradicional, hasta el más moderno. Hay que tener en cuenta que es un joya que llevaremos toda la vida y si apostamos por un diseño muy puntero, igual dentro de unos años nos arrepentimos. Nosotros escogimos un diseño que no se aleja mucho del diseño tradicional, bastante sencillo y discreto, aunque las elegimos en mate y con un pequeño brillante para mi alianza. Se trata de un diseño que ellos ya tenían en la joyería en su muestrario y las encargamos a nuestro gusto.
  4. Escogimos si ambas alianzas debían ser iguales, a conjunto, o bien, si cada uno elegía la suya a su gusto. Finalmente, escogimos el mismo modelo para ambos, añadiendo un brillante a la mía.
  5. Elegimos el grosor de la alianza en función de la forma de la mano, dedos y su longitud y grosor. Mi mano es muy pequeña y llevo talla de niña (llevo una 7), luego una alianza de mucho grosor me queda fatal. Escogí una de 4mm de grosor. Juan Carlos en cambio, aunque tiene las manos y dedos delgados, los tiene largos y la encargó con un grosor algo mayor (5mm). No siempre más es mejor y decidimos escoger aquel grosor que estéticamente quedara mejor.
  6. Personalización. En el precio va incluido el grabado de las alianzas generalmente (en nuestro caso así es). En principio, hemos encargado las alianzas y, en un mes, nos llaman para verlas y pasar por allí para elegir qué grabar en su interior. En principio, hemos pensado en incluir nuestras iniciales y la fecha de la boda. Queríamos poner la frase "Juntos es mejor", pero no nos cabe. Llegado el día pensaremos si añadir alguna otra cosa.
Tuvimos la suerte de que la joyería, hasta finales de año, hacía un 20% de descuento en alianzas de oro de 18 quilates y lo aprovechamos. También es verdad que el tener una talla complicada como la mía hizo que empezáramos a mirar este tema con algo más de antelación que otras parejas.

No podemos estar más contentos. En cuanto tenga las alianzas, subo fotos :))) Ahora toca ir a por la próxima cosita de la lista ;)








08 diciembre 2014

Luna de Miel. Consejos y aspectos a tener en cuenta.

En el post de hoy os cuento cómo hemos escogido nuestra luna de miel y los consejos y principales aspectos a tener en cuenta para tener el perfecto viaje de novios tras vuestra boda.

Con 7 meses de antelación, ya hemos reservado nuestra luna de miel. Hemos decidido irnos de viaje de novios, tras la boda, a recorrer la costa oeste de Estados Unidos y finalizarlo en Hawaii. En principio serán 16 días y 14 noches (suma días por los cambios horarios y días en vuelo), en pleno mes de julio.

En el post de hoy, voy a hacer una relación de los aspectos principales, del 1 al 6 (y un séptimo de regalo), a tener en cuenta para elegir el viaje de novios. De ejemplo, voy a poner nuestro propio viaje.

PRIMERO. UN VIAJE A TU MEDIDA.

La primera cuestión o reflexión que hay que hacer es, ¿cómo sois? ¿qué os gusta hacer? ¿de qué forma estáis acostumbrados a viajar?

Cada persona y, por ende, cada pareja, es un mundo. Incluso, cada viaje tiene sus objetivos y peculiaridades. Mientras hay parejas que, tras casarse, tienen energías suficientes para coger una mochila y embarcarse a pie por algún país asiático, otras prefieren relajarse en un hotel del Caribe, mientras que otras optan por la cosmopolita Nueva York o por surcar los mares en un crucero, pasando por distintos destinos.

Hay infinitas posibilidades, por ello, hay que decidir antes qué es lo que realmente os apetece hacer, vuestras prioridades y en qué plan queréis viajar, en función de vuestras circunstancias. La que escojáis seguro que es perfecta, siempre y cuando responda a lo que sois y queréis. 

Tal vez la luna de miel es una buena excusa para hacer viajes que difícilmente, por tiempo, por presupuesto, por lo que sea, es complicado repetir.

A nosotros nos encanta Estados Unidos. Ya hemos estado en varios puntos de la costa este, así que la costa oeste era la gran desconocida para los dos y era bonito descubrir algún destino de cero juntos. Por otra parte, a Juan Carlos siempre le ha hecho ilusión viajar a Las Vegas. A mi, por mi parte, recorrer toda esa costa. Sin duda tiene que ser un viaje que difícilmente podamos repetir.

SEGUNDO. ¿CUÁNDO ES LA BODA Y CUÁNDO PENSÁIS VIAJAR?

Muchas parejas viajan nada más darse el "sí, quiero", otras prefieren esperar y disfrutar de la luna de miel más adelante. 

La época del año en la que viajáis es importante, no sólo por si viajáis en temporada alta o baja (que veremos en el siguiente punto) sino por si las condiciones meteorológicas son favorables allá en vuestro destino soñado.

Hay meses que son los menos propicios para según qué destinos, por ejemplo, la época de lluvias en Asia, la época de huracanes en el Caribe, las horas de oscuridad por día en los países nórdicos, etc.

En nuestro caso, nos casamos y viajamos en Julio. Los meses de verano son ideales para visitar los Estados Unidos. Cierto es que por ser en temporada alta puede subir el precio y hay más viajeros y turistas, pero "climatológicamente" hablando, es bastante favorable.

TERCERO. MONEY, MONEY.

Al hilo de lo que ya comentaba en el apartado anterior, hay temporadas altas y bajas, según los destinos escogidos. Eso, al final, se traduce en dificultades para encontrar plazas en los vuelos, hoteles al completo, etc. También se traduce en el coste final (money, money).

Como dije en uno de mis primeros posts, una vez pasa la euforia de la pedida de mano, hay que sentarse y hacer cuentas. En ese presupuesto va incluido el dinero que vais a destinar al viaje de novios. Si el destino no se ajusta a vuestro presupuesto, o bien, la época en la que pretendéis viajar disparata el precio, es mejor replantearse el destino, o bien, el momento en el que llevar a cabo ese viaje.

Si bien hay ofertas de todos los tipo y lunas de miel para todos los bolsillos, es mejor saber cuánto dinero podéis destinar al viaje desde un principio y así luego no hay chascos.

Nuestro viaje, a priori, entra en presupuesto. Es cierto que viajamos en temporada alta (nada menos que Julio y tras el día de la Independencia -el día de nuestra boda-) por lo que hemos reservado y mirado todo con suficiente antelación.

CUARTO. ¿Y DE DÍAS DE VACACIONES CÓMO ANDAMOS?

Evidentemente, para los que trabajamos, "se supone" que podemos disponer de los 15 días de permiso o licencia por matrimonio. Al preguntar en Recursos Humanos, me informaron de que los 15 días (en mi caso) cuentan a partir del día en que firmamos el acta matrimonial, es decir, si es un viernes, el mismo viernes, y si es un sábado, a partir del lunes. Si quiero pillar algunos días antes de la boda para los preparativos, los días de matrimonio y contando lo que dura el viaje, tengo que pedir, además de mis 15 días, algunos días más de vacaciones.

No siempre en todos los trabajos existe esa posibilidad. Habrá novios/as en paro, estudiantes, autónomos, profesores, funcionarios, asalariados, etc. cuya situación y licencias son muy diferentes. Es por esto que, a la hora de viajar, hay que tener en cuenta, no sólo los días del viaje, sino el tiempo empleado en la ida, la vuelta y si necesitáis o no unos días de recuperación tras el viaje, o bien, unos días antes del viaje para los preparativos, sobre todo, para aquellos que viajan nada más casarse.

En nuestro caso, yo ya he consultado qué posibilidades tengo y no hay problema. Juan Carlos por su parte, está como autónomo así que para bien y para mal, él organiza su tiempo y su trabajo.

Además de lo anterior, también es necesario tener en cuenta si en el tiempo del que disponéis podéis ver todos los destinos previstos o si deben replantearse el viaje, esto es, ver menos zonas con más tranquilidad, o bien, visitar más lugares pero en tiempo récord. Esto último queda a gusto del consumidor. 

Para nuestra luna de miel, decidimos pasar más días en Las Vegas y Hawaii y menos en San Francisco y Los Ángeles. Al final sacrificas de unos sitios para disfrutar de aquellos que te hacen más ilusión.

QUINTO. ¿HAY QUE MEDICARSE O VACUNARSE?

Para los Estados Unidos y Hawaii, por ejemplo, no se requiere de ninguna medida específica sanitaria, ni vacunas ni profilaxis.

La ropa y calzado que lleváremos es estándar, aunque procuraremos que sean cómodos. Para Las Vegas tenemos que llevar algo de etiqueta y para Hawaii el traje de baño ;) Hay que tener en cuenta estas pequeñas cosas a la hora de preparar el equipaje, hacernos con un buen botiquín para el viaje y tener precaución, especialmente, con ciertas comidas y con el agua que bebemos. 

Ni qué decir tiene que si contratamos un seguro médico antes de partir, podremos estar más tranquilos, especialmente, si viajamos fuera de la Unión Europea -donde no vale la tarjeta sanitaria europea- y si no disponemos de seguro médico privado. La Sanidad en Estados Unidos es especialmente cara. No tiene que pasarnos nada grave, es sólo precaución. A veces, una mala diarrea, tan común cuando nos vamos de viaje, te puede llevar a urgencias y no necesariamente te tienen que ingresar, pero te cobran la atención y cuidados que te presten en los centros sanitarios y hospitalarios. Es mejor ir con las espaldas cubiertas, además de que muchos seguros médicos de viaje los tenéis desde treinta y pico euros -según límite de cobertura- que, sobre el total del precio del viaje, no es representativo.

Hay destinos que sí requieren y, además, con antelación, de vacunas, medicación, etc., a diferencia de nuestro destino de viaje de novios. Es importante para nosotras, las chicas, sobre todo si estamos embarazadas o pensamos estarlo poco tiempo después de la boda. Lo mejor es consultar, en todo caso, la página del Ministerio de Sanidad.

SEXTO. LOS PAPELES.

Partimos de la base de que viajamos con DNI en vigor y, si vamos a algún país que no pertenece a la Unión Europea, además, pasaporte en vigor. Algunos países te exigen que el pasaporte tenga vigencia de caducidad de, al menos, 6 meses. Otros países te exigen visado y, por tanto, su pago (en Turquía son 15 euros, por ejemplo), tanto para la entrada como para la salida del país. Tened en cuenta también si vais a alquilar un coche en un país no europeo y, por tanto, si es necesario el carné de conducir internacional y, si vais a viajar por Europa, solicitar en Sanidad la correspondiente Tarjeta Sanitaria Europea.

Para viajar a Estados Unidos nos hace falta el pasaporte digital en vigor y nos dijeron que con vigencia de caducidad de, al menos, 6 meses. Siendo españoles y teniendo en cuenta que el viaje que vamos a hacer es muy corto, no necesitamos visado. No obstante, debemos contar con la autorización electrónica de viaje a EEUU (comúnmente conocida como ESTA), que se cumplimenta vía internet. Nosotros vamos a alquilar coche, especialmente durante nuestra estancia en Hawaii. Hay foros que te dicen que te piden la licencia de conducir española, otros que te piden el carné de conducir internacional (según el estado) y otros lugares de EEUU donde te piden ambos, según el día que tengan (por ejemplo, Hawaii). Yo por si acaso ya fui a Tráfico y me expidieron el carné de conducir internacional -tiene vigencia de un año desde su expedición-. De resto, no hace falta más burocracia, salvo lo que comenté en el apartado anterior sobre la conveniencia de contar con un seguro de viaje que cubra gastos médicos.

SÉPTIMO. OTROS

Si contratáis el viaje a través de una agencia, es probable que os proporcionen toda esta información, incluso, que os regalen una guía de viajes.

Se trata de que también conozcáis previamente el destino a donde os dirigís y las costumbres de ese lugar, al fin y al cabo, hay costumbres que en España pueden resultar muy normales y en otro país considerarse un hábito prohibido, controvertido u ofensivo.

Deberíais dejar a disposición de la agencia números de teléfonos de familiares o amigos, por si fuera necesario localizarles y, de igual forma, dejar las señas de los hoteles en los que vais a estar (si es posible) a algún familiar o amigo vuestro. Existe también un registro de viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores, donde podéis registrar vuestros datos por si hubiera una emergencia o situación similar (una catástrofe, un atentado, un golpe de estado, etc.).

También llevar apuntados los teléfonos de la embajada española ubicada en vuestros lugares a visitar (en caso de viajar fuera de la Unión Europea).

Solicitar en vuestro banco y con antelación suficiente el dinero que vais a llevar en efectivo en la divisa o divisas del país/es de destino y aseguraos que vuestra tarjeta de crédito está en vigor y de que tenéis crédito suficiente ante cualquier contingencia.

Hay entradas o tickets para determinados espectáculos, atracciones, etc. que es conveniente el reservarlas o comprarlas vía internet desde España (por ejemplo, para espectáculos en Las Vegas o parques tipo Disneylandia, Universal Studios, etc.) ya que ahorra mucho tiempo y colas. 

Los enchufes en Estados Unidos, por ejemplo, son diferentes a los europeos. Como los enchufes no abundan (móviles, cámaras, plancha del pelo, etc.), es mejor llevar adaptadores o una regleta.

Por último, no olvidéis desactivar los datos en vuestros teléfonos o la factura a vuestra vuelta será igual de espectacular que el viaje completo. Se puede tirar de wifi, de hecho, es bastante habitual de disponer de wifi gratuito en muchos hoteles y cafeterías. Ojo a los que os marcháis de crucero y el uso del móvil mientras estáis navegando y no en puerto (tira de conexión satélite y es escandalosamente caro).

Al hilo de todo este rollo que he soltado, a nosotros la agencia (USA A TU MEDIDA se llama) nos regala las guías de viaje, solicitaremos nuestros dólares un par de semanitas antes de marcharnos y registraremos nuestros datos en el Ministerio, por si acaso. 

De resto, sólo queda relajarse y disfrutar. Al fin y al cabo, después de todos los nervios y esfuerzo que supone una boda, es un descanso y viaje totalmente merecido :)


















06 diciembre 2014

Eligiendo la música para nuestra boda

El hecho de elegir a una empresa (o varias) que se encargue/n de la música de tu boda, no es ninguna tontería, todo lo contrario.

No sé cuántas malas experiencias me han contado: ceremonias que no se escuchan, canciones previamente escogidas que el dj no pincha en los momentos más importantes, barras libres insufribles, canciones confundidas,... Aunque desde la perspectiva de un invitado puede que no sea para tanto, lo cierto es que puede dejar un mal sabor de boca a los novios en su gran día.

Es importante elegir bien, profesionales del sector, pero también ser lo suficientemente confiados para delegarle un papel tan importante durante el día B. 

Nuestra boda, como he dicho en varias ocasiones, es una boda civil, que se celebra de principio a fin en una finca. Son doce horas de boda y la música forma parte de ella, de principio a fin.

En la zona de ceremonia hace falta sonido (altavoces, micrófonos, etc.) y ese trabajo empieza a contar (y a pagarse) desde el minuto uno. Al fin y al cabo, necesitas sonido para el oficiante de la ceremonia, para las lecturas y palabras de tu familia y amigos y para la música o canciones estratégicas de la ceremonia (de eso y del guión de mi ceremonia, hablaré más adelante). 

Hay novios que, además, escogen algún músico o algún cantante para que actúe durante la ceremonia (cuartetos de cuerda, coros rocieros, etc.), pero nosotros preferíamos contratar a un grupo en directo para la barra libre, algo animado. 

Estudiar la finca es importante y la distribución de espacios. Cuanto más divididos y distantes sean los espacios donde vas a celebrar cada cosa (ceremonia, cóctel, banquete, baile/barra libre), más equipos se necesitan y eso suma euros en el total.

Para nuestra boda en concreto, los equipos y personal para la ceremonia, cóctel, banquete y cuatro horas de barra libre nos va a costar (con IGIC) unos 600 euros. Si el día de nuestra boda hicieran falta más horas de barra libre, se pagan aparte. La empresa es conocida en Tenerife, se llama Musicalia. Aunque solicitamos otros presupuestos y alguno podía ser hasta 100 euros más barato, nos decantamos por ellos por su experiencia, por los medios con los que cuentan y porque están acostumbrados a trabajar con el grupo de música en directo que queremos para nuestra boda. Al final se trata de sumar y aunar esfuerzos y no de dividir y que cada uno vaya por su lado, que eso debilita y hace que la boda pierda y desluzca mucho.

Nosotros contactamos directamente con el grupo que queríamos que tocase para nosotros. No voy a desvelar su nombre porque espero sea un sorpresa para los invitados. Un consejo: si pueden contratarles de forma directa siempre ganas (en precio o en condiciones). Cuando contratas a un grupo para que toque en tu boda a través de una empresa (que puede ser la misma del DJ), esto es, con intermediarios, al final siempre pierdes. Pongo un ejemplo. Nosotros contactamos directamente con el grupo vía facebook y reservamos con ellos. Nos ofrecen dos horas, poniendo todo el equipo y todo lo necesario por 1500 euros. A través de la empresa que contratamos para el resto de la música de la boda cuesta lo mismo (1500 euros), sólo que hablábamos de una hora de actuación nada más.

Por si fuera de ayuda, ahí van unos cuántos consejos o ideas para elegir un DJ o empresa que pinche la música en tu boda:

  1. Lo ideal es que la empresa o DJ cuente con equipo o altavoces suficiente y distribuidos de tal forma que suene en todos los puntos del sitio donde se esté celebrando la boda, con independencia de que la ceremonia sea haga en un espacio, el cóctel en otro, etcétera.
  2. Las cuentas claras. El presupuesto debe encontrarse minuciosamente desglosado, incluyendo las sorpresas, extras así como posibles horas extra que no se encuentran incluidas en el precio contratado.
  3. Redacción de una lista de canciones que deben sonar en la boda sí o sí (sin discusión alguna) y dejar a libre elección del DJ las demás, pero siempre orientándole sobre el tipo de música que te guste a ti y a tu pareja.
  4. La edad media de los invitados. Si predominan invitados jóvenes es preferible música actual. Sin embargo, si la edad media es alta, quizás es más aconsejable un ambiente más tranquilo.
  5. El gusto musical de tus invitados. Una mala elección de la música puede acabar con la fiesta antes de tiempo. Nosotros a la invitación, de la que hablaré más adelante, añadimos un tarjetón a cumplimentar por los invitados en los que, además de confirmar su asistencia, también pueden proponer canciones o decirnos aquellas que no soportan. 
  6. Inclusión de variedad de canciones y estilos, desde los clásicos que suenan en bodas desde hace décadas hasta las canciones de la lista de éxitos del mes en el que se celebre la boda.
  7. Confianza. Es importante aprender y saber delegar en el DJ. Salvo para aquellos momentos "estrella" en los que los novios eligen, exigen y "mandan",  durante la barra libre y otros momentos hay que dejarle que haga su trabajo y confiar en sus elecciones. Al fin y al cabo, ya es conocedor de los estilos preferidos por los novios y sus invitados.
  8. Capacidad para desconectar y disfrutar de cada momento y de la banda sonora de tu día "B"

Otra cosa de la lista que tachamos. El siguiente post será sobre nuestra futura luna de miel ;)

P.D. En Spotify he creado una lista de canciones o playlist posible para nuestra boda. Se llama "Juntos es Mejor". Para tod@s aquell@s que quieran echar un vistazo, es totalmente pública.



10 noviembre 2014

Una agenda DIY para tu boda

Hace cosa de dos meses andaba como loca buscando una agenda de bodas. Ya comenté en alguno de los posts anteriores que soy de las que "hace listas". Sí, me gusta tenerlo todo organizado y controlado y, cómo no, pensaba en una agenda o diario específico para mi boda.

Precisamente, quería que fuera algo independiente a mi agenda personal, algo que conserve después y, pueda, pasados unos años, consultar para recordar todo este bonito proceso.

Aunque en un principio pensé que sería algo que estaba en mi cabeza y que no iba a encontrar en tiendas o en la vida normal... pues bien, me equivoqué. Hay bastante oferta en el mercado.

Hay una agenda de Moleskine, un "wedding journal" que se puede comprar en tiendas o en su tienda on line.


También hay páginas tipo detallelandia.es o las agendas personalizadas de Cinderella, en las que los precios rondan entres los 25 y los 55 euros, respectivamente. Son preciosas...

 Vista en detallelandia.es
Visto en teapartyfor3.com (Shop de Cinderella)

Justamente, cuando estaba a punto de encargar una agenda vía internet, encontré un tutorial revelador para mí en el blog de una de las chicas que participan del grupo de facebook, Talleres para una boda DIY, creado por Inma Vidal. Ella se llama Ana y, junto con otra compañera suya, llevan el blog "Qué ficha eres tú?", blog que aprovecho para recomendar.

El tutorial se puede consultar en este enlace. Explica, paso por paso, cómo obtener tu propia agenda para tu boda, personalizada 100%.

Me puse manos a la obra y, desde entonces, la agenda para mi es fundamental. Se ha convertido en una extensión de mi mano ;) ¡¡¡Marchando una agenda para tu día B!!!





03 noviembre 2014

Deja tu huella también en un Baby Shower




Una amiga da a luz en diciembre. Celebra su baby shower el próximo sábado. Un baby shower es una forma de celebrar el futuro o reciente nacimiento de un bebé, presentando regalos a los padres en una fiesta, como si fuera, en este caso, una fiesta premamá.

Aunque la costumbre está arraigada en el continente americano, cada vez es más común en España.

Pues bien, estoy echándole una mano con los detalles y la decoración, aportando ideas. De hecho, espero colgar fotos del sábado en el próximo post, para poder mostrar el resultado.

He cogido algunas ideas que he pillado en algunos blogs y páginas específicas del mundo de los bebés y de las futuras mamis, pero, también, he trasladado alguna de las ideas previstas para mi propia boda a la baby shower del pequeño Daniel.

Además de un candy bar, cosa que teníamos clara desde el principio, me he currado un baby-bingo, en el que los cartones sólo contienen dibujos y elementos típicos de los bebés y, la ganadora (en este caso, sólo vamos chicas), se lleva algún premio dulce :).

Pensé en un libro de firmas o dedicatorias para el bebé y los futuros papis. Así, las invitadas pueden dejar sus mejores deseos y consejos. Al igual que en las bodas, quise hacer algo diferente al libro de firmas tradicional.

Pensé en recortar tarjetas con forma de ropita de bebé, para escribir en ellas dedicatorias. Una vez escritas las tiendes en una cuerda, como si fuera un tendedero del bebé. La idea la tomé de un reportaje que leí en enfemenino.com y quedaría más o menos así:

Visto en enfemenino.com

En mi boda tengo previsto, además de un libro de firmas (que ya enseñaré en alguno de los futuros posts), tener un árbol de huellas. Se trata de que cada invitado deje estampada su huella dactilar en una lámina en la que aparece un dibujo, además de los nombres y la fecha de la boda. Voy a añadir ejemplos que he creado a partir de la página de weddingchicks.com, aunque, de momento, no voy a desvelar el que voy a poner en mi día "B". Lo dejo para otros posts venideros, cuando retome mis DIY de mi boda. Uno consiste en un tándem que, supuestamente lleva globos atados al sillín (que serán las huellas de los invitados) y, el segundo, es un árbol, en el que las hojas serán también las huellas de los asistentes. En la página web de weddingchicks.com puedes crear uno personalizado, aplicando los colores, nombres y fecha que quieras.

 


Pues bien, me atreví y, para la baby shower de Daniel, creé uno por mi misma. Como los elefantitos era un motivo recurrente en la baby shower, este fue el resultado:


Dibujé un elefante con globos atados a la barriga. Añadí algunas líneas sueltas del mismo color para que las invitadas dejen su huella y completen el conjunto de globos que lleva el elefantito. Le inserté una línea verde a sus pies a modo de suelo o césped.

Ya sólo quedaba añadir debajo "Bienvenido Daniel" y la fecha de la shower party. Me apetecía utilizar una tipografía o caligrafía divertida, o varias, con un toque infantil. Quien conozca el trabajo de Mr Wonderful, del que estoy completamente enamorada desde hace más de un año, seguro le sonarán los tipos de letra, porque son dos que habitualmente suelen utilizar. De hecho, en el listado de mis blogs está el de ellos, http://muymolon.com/, uno de mis imprescindibles.

La primera tipografía se llama "belta" y la segunda "arsenale white". Se pueden descargar de forma gratuita en dafont.com, la página web por excelencia para descargar tipos de letra chulos para cualquier DIY que se te pueda ocurrir.

Le enseñé la lámina a la futura mamá de Daniel y le encantó, así que me he quedado más que satisfecha. Sólo espero que llegue el sábado para ver las caras de las invitadas y también poder sacar fotos del elefantito de huellas terminado y del resto de DIY.

Prometo retomar los DIY bodiles una vez celebremos la baby shower ;)





31 octubre 2014

DIY: Piruletas aterradoras para Halloween

Hoy cambio el chip de los DIY para bodas y, aprovechando que esta noche se celebra Halloween, dejo un DIY facilísimo de hacer para peques y no tan peques.

Pillé la idea de charhadas.com. Es una web para madres, aunque las recetas y sus propuestas son igual de interesantes para las que no lo somos. Esta en concreto me encantó por lo rápida y sencilla.

Llevamos ya casi dos años viviendo en el piso en el que estamos ahora. El año pasado nos pilló de novatos el hecho de que los niños del edificio se disfrazan y van de portal y portal, piso a piso y puerta a puerta, tocando y pidiendo chuches.

Cuando digo que nos pilló de novatos, me refiero a que no tenía nada para darles, ni siquiera un paquete de chicles, ni una mísera tableta de chocolate. Me pilló tan fuera de juego que, para este año, a pesar de que no puedo estar en Halloween en casa, por motivos de trabajo, les he preparado algo especial.

MATERIALES


  1. Un paquete de oreo bañadas en chocolate blanco (yo usé las Zap's de Hacendado, que hacen la misma función)
  2. Un paquete de palitos de madera para pinchos o brochetas de barbacoa. Los pillé en  Mercadona también.
  3. Chocolate para fundir de Nestlé
  4. Goma eva negra o cartulina negra (valen ambas por igual)
  5. Tijeras
  6. Pistola de silicona
¿DÓNDE PILLO LOS MATERIALES Y A QUÉ PRECIO?

Las tres primeras cositas, como dije, las pillé en Mercadona. Las galletas cuestan menos de 1,50 euros, al igual que los palos. El chocolate de fundir, menos de 2,50 euros.





La goma eva la aproveché de cuando preparé el atrezo del photocall, en este post. Me costó cada lámina 0,80 en la papelería de cerca de mi casa, aunque en el chino también la consigo. Vale igual una cartulina negra.

La pistola la pillé en el chino, aunque las del Lidl están bien también.

INSTRUCCIONES
  • Sobre la cartulina o la goma eva, dibuja murciélagos y los recortas.
  • Se pegan con la pistola de silicona al palo de barbacoa.
  • Mientras, prepara el chocolate y fúndelo, según las instrucciones del envase.
  • Adorna cada galleta con el chocolate fundido con una cara terrorífica.
  • Pincha la galleta con el palillo y... ¡ya está!

Todo listo. ¿Truco o trato? Feliz Halloween :)



28 octubre 2014

Una web para tu boda. Una Boda 2.0

Existen numerosas plataformas, algunas de pago y, otras, totalmente gratuitas, que permiten crear una página web desde la que gestionar todos los aspectos de tu boda.

Los tiempos cambian, la era digital y de las redes sociales también han conquistado el mundillo bodil y, cada vez es más común, el disponer de una web personalizada para el día B que permita compartir con los invitados todo aquello relacionado con la boda: lugar de ceremonia, banquete, menús, alojamiento, transporte, lista de bodas, etc.

Cobra, si cabe, más utilidad cuando una parte importante de los invitados son jóvenes y si éstos vienen desde otros lugares.

Nosotros lo tuvimos claro y optamos por wedtool.com. No sólo te permite crear una web privada para tu boda, sino que dispone de un organizador para los novios, de forma que puedes gestionar y controlar el presupuesto/gastos, el calendario, las tareas pendientes, la lista de invitados, el seating plan, las invitaciones y un largo etcétera. El organizador que ofrece bodas.net es de similares características. Lo importante es que ambas webs son de uso gratuito.

Imagen de la web de Wedtool

Cuando te registras como usuario e introduces los datos de la boda, te aparecen dos opciones: "El Organizador" y "La Web de la Boda".

Imagen de la pantalla de inicio, una vez te registras con usuario y contraseña

La Web de la Boda

Puedes personalizarla a tu gusto: colores, secciones, imágenes, etc. Nosotros, además de las secciones predefinidas (noticias, álbumes de fotos, encuestas, lugares, vídeos, firmas, etc.) añadimos una para los regalos o lista de bodas y otra que llamamos "boda 2.0", en el que subimos el código QR(*) que creamos de la web, para que los invitados lo descarguen y puedan escanearlo con teléfono móvil cada vez que quieran para acceder a la web de nuestra boda más fácilmente.

(*) ¿Qué es esto? La sigla «QR» viene de la frase inglesa «Quick Response» («Respuesta Rápida» en español) y no es más que algo similar a un código de barras que te permite almacenar cierta información a la que acceder de forma rápida y sencilla, por ejemplo, una página web, un CV, etc. Los códigos QR pueden leerse desde PC, smartphone o tablet mediante dispositivos de captura de imagen, como puede ser un escáner o la cámara de fotos, programas que lean los datos QR y una conexión a Internet para las direcciones web.

Esta es la pantalla de personalización/configuración de la web de la boda:


Y el resultado que ven tus invitados es este:



Lo mejor de todo, es que eres libre, en todo momento, de entrar, quitar, poner y hacer lo que quieras. En la web participan ambos miembros de la pareja. Ambos pueden ser administradores y postear, firmando cada uno sus publicaciones.

El organizador 

Lo primero que ves al acceder a tu organizador, aparte del típico saludo "Hola, Marga!", es un contador o cuenta atrás de los días que restan hasta el día B. Hoy, por ejemplo, quedan 248 días para mi boda :)

Tienes un apartado para invitados. Te permite hacer un listado, hacer grupos, distinguir hombres de mujeres, diferenciar los invitados que están emparentados, los que son niños, los que necesitan un menú especial. Está muy bien. Es más, puedes controlar a quién has entregado ya la invitación y si al final asisten o no a la boda.


El calendario te permite introducir tareas y distribuirlas por meses, semanas, etc. A medida que las vas terminando, las marcas como hechas.



El presupuesto es de los apartados que más me gusta del organizador. Te permite organizar tus gastos y partidas de la boda, controlar las aportaciones y, con gráficos, te va haciendo un balance presupuestario. Dispones también de la posibilidad de exportar e imprimir informes.


La sección de salones te da la opción de configurar tu seating plan, de hacer un plano con las mesas para distribuir a tus invitados. La gracia es que tienen en cuenta incluso si las mesas son redondas o rectangulares. Sólo arrastras tus grupos de invitados sobre la mesa y... ¡voilá!, ya está hecho y listo para imprimir.


¿Qué os ha parecido? Nosotros ya tenemos la nuestra y le estamos sacando todo el jugo :)

26 octubre 2014

Follow my blog with Bloglovin

<a href="http://www.bloglovin.com/blog/13072109/?claim=s2entyft88s">Follow my blog with Bloglovin</a>

Pon un Save The Date en tu boda

Hoy voy a hacer una pausa con los DIY y voy a hablar del Save The Date. Muchos, cuando les hablo del Save The Date, me ponen cara de acelga.

Es costumbre, americana más bien, de enviar, mucho antes de la entrega de invitaciones, tras el compromiso, el llamado "Save the Date", que viene a significar "reserva la fecha".

Especialmente, en las bodas en las que vienen invitados desde otros países, comunidades autónomas, provincias, islas, etc. es conveniente avisar, con suficiente antelación, y mucho más, si la boda se celebra en alguno de los meses de verano.

Al fin y al cabo, cada uno tiene su vida, su familia, sus compromisos, viajes organizados, vacaciones con sus hijos, ... y un sin fin de motivos por los que, si no avisas con antelación de tu boda, es muy probable que te fallen, más aún si te casas en verano y si los invitados tienen que desplazarse.

Aunque no es costumbre en España y, a riesgo de que mis amigos me digan que hay varias "americanadas" en la boda (ya iré descubriéndolas poco a poco a lo largo de los posts que están por llegar), algunas las encuentro, además de cuquis, todo hay que decirlo, muy prácticas. El Save The Date para mi es una de ellas y, por tanto, la primera americanada confesa de mi día B, si bien podría ser la segunda, ya que me caso el 4 de julio (Independence Day), aunque eso no fue adrede, ya lo dije en uno de los primeros posts, Habemus finca.

En Etsy, para los que no la conozcan, la web de venta DIY más importante, hay verdaderas monerías para los Save The Date. La pega es que la mayoría son por escrito para entregarlas en mano, o bien, entregando detalles de lo más variopintos y eso repercutiría en mi presupuesto ajustado para la boda. Si también la idea es adelantar la fecha a los que están más lejos, la vía escrita o la vía entrega en mano no me parecía práctica. Pensé, por tanto, en hacerlo por la vía más sencilla: hacer un Save The Date digital y enviarlo por correo electrónico, facebook o whatsapp. 

Si lo enviaba en Navidad, aprovecharía el momento de felicitar las fiestas a aquellos que tengo más lejos para enviarles el Save The Date y así darles tiempo de sobra para buscar billetes, alojamientos, o bien, en el peor de los casos, que me avisen con bastante antelación de que no pueden venir y así poder organizarlo todo mejor y no a última hora. 

Como cabezona y maniática confesa, me parece indispensable que toda la papelería de la boda siga una misma línea, no sólo cromática, sino un mismo estilo, para conseguir ese hilo conductor que tantas veces he mencionado en mis posts. Para mi, eso ayuda a que todo esté conectado.

Más adelante, cuando empiece a hablar de nuestras invitaciones, hablaremos de tipos de letras, caligrafías, etc. Hoy sólo voy a dejar nuestro Save The Date. Muy sencillo y hecho a Power Point (guardado como jpg para poder enviarlo por whatsapp también ;) ) ya que en ese momento no me había iniciado con el Photoshop.



Aproveché el Save The Date para ir introduciendo nuestro sello, la web que hemos creado para la boda (de la que probablemente hablaré en la próxima entrada), la fecha -por supuesto- y nuestro leit motiv "Juntos es Mejor". ¿Algun@ se anima con un Save The Date? ;)


25 octubre 2014

Lágrimas de Felicidad. DIY: Tutorial para entregar pañuelos a tus invitados el día B.

No había pensado si quiera en las lagrimillas que se nos escapan alguna vez en bodas y otros saraos. Tiras de los pañuelos que llevas en el bolso o los que pides a la amiga o familiar precavida que siempre lleva encima, por si acaso.

Me encanta el blog "Mi boda DIY", de hecho, me declaro fan incondicional de Inma Vidal. Creo que ya la he mencionado en alguno de mis posts. Ella me dio la idea de, precisamente, buscar una forma original y, por supuesto, DIY, de repartir y empaquetar esos pañuelos tanto para mi, como para los invitados. Encontré el tutorial en su blog y me puse manos a la obra.


Visto en "Mi boda DIY"

MATERIALES
  1. Plantilla en pdf
  2. Cartulinas en tamaño DINA4. Aunque el kraft quedaba muy bien, viendo el tutorial de Inma, me decidí a cambiar el papel kraft por cartulinas en tonos azul celeste, que también está entre los colores de la boda. Había hecho ya los conos en papel kraft y me apetecía cambiar un poco (ver el tutorial de los conos aquí )
  3. Tijeras
  4. Troqueladora
  5. Bakers twine blanco y ocre, utilizado también para los conos DIY
  6. Paquete de pañuelos de Mercadona

¿DÓNDE CONSIGO LOS MATERIALES Y A QUÉ PRECIO?
  • Para conseguir la plantilla hay que pinchar en el enlace al blog Mi boda DIY que está más arriba y descargarla. (YA NO ESTÁ DISPONIBLE, para lo que recomiendo descargar las plantillas de Yo diré que SI para lágrimas de felicidad, AQUÍ).
  • Las cartulinas se pueden pillar en cualquier papelería o incluso en los chinos. Sólo hace falta buscar aquellas en los colores o con los estampados que nos gustan. Los precios varían mucho en función del gramaje (grosor) y su calidad. Yo utilicé algunas que me habían sobrado de otros trabajos.
  • La troqueladora, una vez más, la conseguí en Holamama Shop. Es una perforadora que te permite crear ojales para pasar cordones o cintas. Me costó 3,90 euros.


Vista en Holamama Shop

Si no tienes troqueladora (yo la compré para otras cositas), se puede usar pegamento o cinta adhesiva de doble cara. Se obtiene el mismo resultado, de otra forma.
  • El bakers twine ya lo utilizamos para hacer los conos, echa un vistazo al post, el enlace está en el apartado "materiales"

INSTRUCCIONES
  • Imprimir las plantillas en la cartulina.
  • Recortar cada paquetito y doblarlo como indica la plantilla. Por cada cartulina da para tres paquetitos de pañuelos.


  • Yo perforé a ambos lados de cada paquetito para pasar el bakers twine a través de los ojales y sujetar bien el pañuelo al envase. Puse en su interior un sólo pañuelo. pero se pueden poner dos, la cartulina lo aguanta perfectamente. 





Finalmente, cerramos el paquetito y con los extremos del bakers twine que hemos pasado por los ojales hacemos un lazo, quedando terminado y con el resultado siguiente:


¿No son una monada? ¡¡¡Da pena ponerse a llorar y utilizarlos!!! :)









24 octubre 2014

Conos para arroz, confeti o pétalos en tu boda DIY. Tutorial.

Tal como prometí, aquí dejo mi tutorial para hacer los conos donde guardaremos el arroz, confeti o pétalos (aún no lo hemos decidido) para nuestra boda. Totalmente DIY, hecho a mano. Esos conos, el día B, se repartirán entre los invitados en la ceremonia para que, a su término, nos lancen su contenido ;)

Como siempre, empecé cogiendo ideas de aquí y de allá. En bodas.net había un montón de inspiración. Es una web muy útil, disponen de una "app" de obligada descarga para tu móvil. Aprendes mucho de las administradoras y de las futuras novias.

Ya se sabe que la temática de mi boda es algo rústica (por aquello de la finca) y algo vintage. Pensé en hacer algo de forma que pueda guardar y repartir el arroz, confeti o pétalos (lo que al final decidamos que se lance tras la ceremonia).

No me gusta el momento en el que se abren bolsas de plástico o paquetes y se va repartiendo, mano a mano, el arroz o los pétalos, o lo que sea, entre los invitados. Si, encima, hace calor o es una boda de día, te empiezan a sudar las manos y es un asco.

Pensé en buscar alguna fórmula sencilla y barata. Ahí va mi tutorial ;)

MATERIALES

  1. Dos rollos de papel de regalo kraft. El papel kraft no es ni más ni menos que el papel ese marrón que siempre hemos usado para hacer los belenes en Navidad o con el que se envuelven los churros, jajaja.
  2. Blondas de papel blanco. Las de toda la vida, las que se usan en repostería para adornar y poner bajo una tarta o bizcocho. Son baratas, combinan fenomenal con el papel kraft y sirven para un montón de cosas.
  3. Regla, escuadra, cartabón
  4. Lápiz
  5. Tijeras
  6. Pegamento de barra
  7. Sello personalizado, el mío por supuesto, el que enseñé en este post
  8. Tinta dorada de estampar
  9. Bakers twine, esta vez en color blanco y ocre


¿DÓNDE CONSEGUIR LOS MATERIALES Y CUÁNTO CUESTA?
  • Los rollos de papel kraft los compré en el chino y creo que me costaron un euro cada uno.
  • Las blondas las compré en Maragá, la papelería habitual donde suelo comprar. Las que compré son de diámetro de 32 cm, aunque las hay de todos los tamaños. De una sóla blonda saqué para seis conos ya que sólo las utilicé para adornar y envolver los conos. Las blondas se pueden pillar incluso en el supermercado (en Makro son baratas). En el paquete me vinieron 20 unidades y me costó 2,20 euros. Me sobraron por si hago más o para adornar o personalizar cualquier otra cosa que se me ocurra.
  • La tinta dorada de estampar la pillé en Holamama Shop. En verdad, me pillé un surtido de 10 tintas de estampar por 6.90 euros y venía, entre los distintos colores, el dorado. En su shop on line disponen de todos los colores que puedan si quiera imaginarse para una boda. Las tintas las voy a usar en muchas más cosas... el libro de firmas, las invitaciones, bolsas para el candy bar, el árbol de huellas, etc.
  • El bakers twine lo pillé en Holamama Shop, es similar al del post que publiqué sobre los porta alianzas DIY ( echa un vistazo) salvo que en esta ocasión es blanco y ocre. Cuesta alrededor de 5,50 euros. Lo compré para otras cosas, pero como me sobró, pensé en usarlo para adornar :)



Lo ideal es comprar los materiales con vista a emplearlos en varias cosas o manualidades de la boda y así amortizar la compra. Si se escogen unos colores concretos para la boda (en nuestro caso, azul celeste, blanco, beige y gris) compramos los materiales escogiendo colores de esa paleta :)))

INSTRUCCIONES
  • Para empezar, hay que dibujar con ayuda de la escuadra y cartabón, cuadrados de, aproximadamente, 20x20 cm.



  • Recortar los cuadrados
  • A continuación, hay que doblarlos para darles la forma de cono, pegando el extremo que quede en la parte externa
  • Puede que sobre algo de papel por la parte de arriba, habrá que recortar el papel que sobre para dejarlo parejo
  • Estampé el sello en las blondas con la tinta dorada y las recorté



  • Envolví con los recortes de la blonda cada cono, pegando los extremos de la blonda al cono
  • Añadí un lacito hecho con el bakers twine para terminar de adornarlo




Yyyyyy... ¡¡¡voilá!!! Este fue el resultado. No puedo estar más contenta :) Ahora sólo queda decidir si pongo en ellos arroz, confeti o pétalos.



21 octubre 2014

Porta Alianzas DIY. Porta alianzas rústico en forma de corazón.

Hoy os cuento cómo hemos hecho nuestro propio porta alianzas para nuestra boda. Un porta alianzas rústico, en forma de corazón, totalmente DIY, hecho a mano, para que nuestro perro lleve nuestros anillos en nuestro día B.

Mi chico y futuro marido tuvo la genial idea de que fuera nuestro perro Balto (mi golden retriever de casi 4 años y casi 45 kilos de peso) quien llevara los anillos durante la ceremonia, como miembro de nuestra pequeña familia que es y con la ventaja de que en la Hacienda de San Felipe no nos han puesto ningún tipo de pega al respecto.

Comencé buscando ideas y, dado que mi boda es algo rústica, encontré algunos ejemplos que me gustaron e incluso un tutorial en el blog "El Diario de Diandra" (visto aquí).

De hecho, me requetecopié de su propuesta, aunque adaptándola a mi boda. Para aquell@s interesad@s dejo mi particular tutorial ;)

MATERIALES

Rotulador
Cartón (de cualquier caja que tengas por casa)
Tijeras
Pistola de silicona
Un ovillo de cordel o hilo de bala (grueso o fino, al gusto)
Cinta de encaje adhesiva
Bakers twine de color turquesa y blanco

DONDE CONSEGUIR LOS MATERIALES

Aunque hay algunas cosillas que podemos tener en casa, suelo pillar el material de manualidades en la papelería que he mencionado algunas veces en entradas anteriores, Maragá, aunque también compro muchas cositas en la shop online de Holamama Shop. Holamama, además de blog, dispone de una tienda online con todo tipo de materiales y herramientas y funcionan muy bien, incluso enviando a Canarias, que es mi caso.

Allí pillé la cinta adhesiva de encaje y el bakers twine turquesa-blanco (que no es más que un cordel mono, grueso y bicolor para adornar y empaquetar).



Visto en Holamama Shop

INSTRUCCIONES 

Comencé dibujando un corazón sobre el cartón y recortándolo. Pegué con la pistola de silicona la punta del cordel al cartón y empecé a dar vueltas, algunas en un sentido, otras en otro hasta terminar de cubrirlo por completo.

Pegué un trocito de cinta de encaje adhesiva para adornar en la parte baja y con un trocito de bakers twine hice un lazo del que colgarán las alianzas el día de la boda. Así me quedó <3 <3 <3


Luego viene la parte de colocárselo a Balto, pero el pobre animalito cooperó y se portó muy bien. Al final, hemos decidido enganchárselo al collar o a la pajarita que lleve el día B en la parte del lomo, para que no se rasque o haga un estropicio. Aquí lo tenemos posando.


Terminado mi segundo detalle DIY para mi boda. Próximo post: conos DIY para guardar los pétalos a lanzar al finalizar la ceremonia civil.





16 octubre 2014

Plantillas para photocall. DIY: La Goma Eva, esa extraña que, de repente, inunda tu casa.

En el post de hoy os cuento cómo hacer vuestro propio atrezo o accesorios para el photocall de vuestra boda con goma eva. Post doble: tutorial y enlace para descargar plantillas de photocall.

No sabía lo que era la goma eva. De hecho me sacabas de la típica cartulina de manualidades del cole y no sabía de qué me estaban hablando.

Pues sí, la goma eva es un material esponjoso, como una esponjita o foam, que se presenta en láminas de distintos tamaños, colores e incluso, con purpurina y estampados. Yo las compré en la papelería (en Maragá, la que comenté en el post anterior) por 80 céntimos cada lámina, cuando me decidí a hacer yo misma el atrezo del photocall.

¿Queeeeeeé? Pues eso, que empecé por lo que creí más fácil. Había ido a varias bodas en las que había una especie de photocall (o fondo mono, para entendernos) y te ponían a un lado accesorios para disfrazarte o para poner poses y sacarte fotos. A la gente le encanta y suele ser un éxito.

Sin saber aún cómo iba a ser mi photocall, empecé a diseñar atrezo o accesorios, para que la gente que vaya a mi boda se divierta posando.

Encontré muchas páginas, pero me quedé con magnetstreet.com. Encontré imprimibles de donde saqué las plantillas para mi atrezo (pincha aquí ). Imprimí las plantillas en casa, las recorté y calqué sobre la goma eva. A continuación recorté la gomaeva y pegué los accesorios sobre un palito de manualidades (en el chino los conseguí por 1,20 euros) con una pistola de silicona (también la compré en el chino, aunque las del Lidl también están muy bien).

El resultado fue el siguiente:


Gorros, gafotas, bigotes, labios carnosos, iniciales, pipas de fumar,... Estoy deseando ver las fotos de todos el día B <3 <3 <3 ;)

Un sello personalizado para mi boda :)

De los primeros encargos que hice para iniciarme en el mundillo DIY fue un sello personalizado, con nuestros nombres y la fecha de nuestra boda.

Si bien teníamos un leitmotiv, "Juntos es Mejor", me hacía ilusión tener un logo, un sello, algo visual con lo que personalizar los detalles que empezaba a tener en mi cabeza. Así que me puse a buscar todo lo relacionado con sellos de caucho (sí, esos de estampar de los de toda la vida) para bodas y el mercado es ¡¡¡amplísimo!!!.

Hay empresas molonas que se dedican a diseñar y hacer sellos como Project Party Studio , La Emperatriz , Trocitos de boda o, incluso, empresas de Malasia que los venden vía eBay. El precio ronda desde los 5 o 10 euros para los sellos de eBay y entre los 20 y los 35 para el resto de webs. El problema para los que vivimos en Canarias son los dichosos gastos de envío. Lo que empieza siendo económico o barato acaba doblando el precio en un pis-pas cuando lees el apartado de "condiciones de envío", eso por no hablar de aquellas empresas que, directamente, no envían a las islas.

Partiendo de esa situación me animé con el power point y creé varios sellos. Al final decidió Juan Carlos. No le gustan los laureles, ni las flores, ni los corazones excesivos, ni los pollitos, ni palomas ni anillos ni nada que el vea como una "mariconada". Así que le di a elegir y se quedó con éste :)

Al principio me parecía soso, pero con el tiempo me ha acabado encantando.

Lo lleve a una papelería de mi ciudad, les di el archivo (guardado como imagen jpg) y por 10 euros, me hicieron el sello. Para los que vivan como yo en Tenerife, recomiendo totalmente esta papelería. Se llama Maragá y está en la calle Ramón y Cajal, en Santa Cruz de Tenerife. Los amantes del scrap, tienen una cita obligada allí. Tienen página web e incluso tienen shop online (ver Aquí ).

Para los que no sepan por donde empezar, recomiendo que sea por diseñar/comprar un sello. No es caro, lo acabas utilizando muchísimo, amortizándolo y es un recuerdo para toda la vida.




15 octubre 2014

Una boda DIY, ¿por dónde empiezo?

Cuando empecé a curiosear en el mundillo "bodil" no dejaban de aparecer las siglas "DIY" por todas partes, para referirse a lo que, de toda la vida, hemos llamado manualidades.

DIY. Las siglas en inglés para "Do It Yourself", ni más ni menos que la versión anglosajona del Juan Palomo Español: yo me lo guiso, yo me lo como.

Las manualidades son tendencia, el DIY es tendencia y más en las bodas. Cada vez son muchos más los novios o parejas que apuestan por personalizar cada detalle de su gran día y, además, van un poquito más allá y lo hacen ellos mismos.

La verdad que para mi boda la idea de personalizar cada detalle y poder dejar "mi huella" en cada cosa me encantaba, sólo que nunca he sido especialmente mañosa. Creativa sí, manitas no.

Por suerte, hay muchas ideas en blogs que te permiten aportar ese "rollito handmade" sin necesidad de tener un sobresaliente en "pretecnología" (soy de los 80).

Después de decidir subirme al carro del DIY para la boda, tuve claras varias premisas:

  1. Saber parar. Apostar por DIY no implica necesariamente que el 100% de la boda tenga que ser hecho a mano, ni mucho menos. No se trata de meterme en un bucle infinito de manualidades.  
  2. Conocer mis propias limitaciones. No voy a hacer algo que no soy capaz o que sé a priori que no voy a hacer todo lo bien que me gustaría. De repente, no me voy a hacer maestra pastelera si no me queda bien siquiera un bizcochón. Tampoco voy a tejer accesorios de macramé para las invitadas ni tampoco haré corazones de origami para el seating plan. Como dije al principio del post, creativa sí, manitas no.
  3. Ser realista con el tiempo del que dispongo. Las cosas si se hacen, se hacen bien. Si no dispongo de tiempo suficiente para dedicarle a las manualidades y que el resultado quede decente, mejor ni me molesto.
  4. Tener un hilo conductor común. No se trata de esforzarme en hacer manualidades que encuentro por aquí y por allá sin conexión aparente. Mi boda tiene algunos tintes vintage, será algo rústica (por qué no) y todo tiene un sentido. De aquí vuelvo a la primera premisa: Saber parar.
En mi aventura DIY he dado con personas, blogs, grupos bastante inspiradores, entre ellos, Mi boda DIY, de Inma Vidal. Lo recomiendo.

Inma también ha creado un grupo cerrado en facebook llamado "Talleres para una boda DIY" en el que participamos muchas futuras novias y compartimos ideas, trucos, material, etc. Dejo los enlaces a continuación :)



También consulto mucho el de weddingchiks.com. Está en inglés, pero si el idioma no es un factor limitante, merece la pena seguirles.

Los próximos posts mostrarán algunos de mis avances DIY ;)





11 septiembre 2014

Mi fotógrafa

Creo que mucho antes de saber que me casaría, incluso de tener pareja, ya me gustaba el trabajo de Deborah Torres. Me encantaban los trabajos que colgaba en su blog.

Así que, cuando decidimos casarnos, de las primeras cosas que le enseñé a Juan Carlos fue su trabajo y a él también le encantó. Decidimos que sería un 'must have' de nuestra boda.

A día de hoy ya la tenemos reservada sólo para nosotros el 4 de julio de 2015 :)))))

Deborah trabaja con su compañera, Madi, a la que aún no conocemos. Actualmente ellas, conjuntamente con otros dos grandes fotógrafos, se han mudado a un estudio en el centro de Santa Cruz de Tenerife, cerca de mi casa, en el Paseo Milicias de Garachico.

Este es el enlace del blog que tienen Deborah y Madi. Merece la pena echarle un vistazo.

Concretamente, hay una boda en su blog en la que trabajó en el mismo lugar donde nos casamos nosotros, en la Hacienda de San Felipe. ¡¡¡Preciosa Boda!!!

http://www.milimalimon.com/blog/2013/08/19/boda-hacienda-san-felipe-candi-oliver/

Estamos bastante satisfechos. Ahora que ya contamos con ellas, tengo que empezar a pensar en la próxima tarea de la lista. El próximo post lo dedicaré a las manualidades y al DIY que está tan de moda.

Mientras tanto, seguimos con la cuenta atrás... 9 meses y 23 días ;)

¡¡¡El Catering!!!

Lo siguiente al lugar de celebración: EL CATERING

Cuando empezamos a organizar la boda, la primera intención era un hotel (como dije en el post anterior), por lo que nunca nos preocupamos de buscar sitio y catering por separado. Todo eso fue antes de decidirnos por una finca.

La finca que elegimos, Hacienda de San Felipe, no tienen ninguna empresa proveedora en exclusiva. Empezó nuestra andadura en el mundo de los catering.

Tal y como hice con las fincas, abrí otra hoja en mi libro de excel y empecé las comparativas. Si puedo y encuentro la manera, subo mis tablas (aún soy una novata en esto).

Tenía algunos presupuestos que nos pasó la finca y otros que habíamos obtenido de nuestras visitas a otras fincas y lugares de celebración. En concreto, comparamos las siguientes empresas:

- LA GAÑANÍA
- MAG CATERING
- EL MORTERO
- CUADRA DE SAN DIEGO
- LUCAS GAMONAL
- AZULON

Tenía también precios de Carlos Gamonal, pero lo descartamos porque se nos iba un poco. El de Lucas Gamonal fue el siguiente. Entiendo que los profesionales tengan imagen de marca y que el reconocimiento también supone un precio. Pero nosotros no podíamos pagarlo. Azulón tampoco nos convenció, aunque no fue por el precio.

Me quedaban los otros 4 y, si bien cuando sacas cuentas las diferencias no son tan grandes en cuanto a precio medio por invitado, empezamos a sacar los pros y contras.

Para no aburrir, al final nos quedamos con El Mortero.

¿Qué aspectos nos hicieron decantarnos por El Mortero?

  1. Las horas de barra libre. Es la mayor sangría de una boda. Sobre todo, si son muchas horas de fiestas y hay mucha gente joven que vaya a beber. Está claro que con la barra libre es con lo que hacen negocio los catering. En este caso, nos dejan comprarla a nosotros, por lo que sólo tendríamos que pagar dos camareros para servirla (85 euros/persona), comprar el hielo y alquilar la vajilla (vasos, copas, etc.) Sale muchísimo más a cuenta. 
  2. La recena o el resopón. Para las bodas de día, aunque no es una obligación... ya se sabe que son muchas horas y, aunque se coma mucho en el cocktail y el almuerzo, siempre con la bebida con el paso de las horas, dan ganas de picar algo. Pues bien, la recena nos la REGALA. Nos dan a elegir entre paella, una recena más clásica (caldo, sandwiches, etc.), un carrito de perritos calientes, etc. En el resto de empresas de catering, casi el precio medio es de 6 euros/persona.
  3. Menú degustación gratis y sin compromiso antes de la contratación.
  4. No exclusividades con nadie 
  5. En el resto de aspectos, más o menos andaba igual que el resto de nuestros favoritos de la lista pero al sacar las cuentas finales, resultaba ser el más económico.
La conclusión es que los catering no son nada baratos. La idea es buscar uno que en relación calidad/precio y prestaciones, sean las más ventajosas para los novios y en este caso Alejandro y su equipo lo han sido.

Es una decisión importante, al fin y al cabo, ellos no sólo van a controlar el cocktail, la comida y la barra libre (de los bloques más importantes y costosos de la boda) sino que en nuestro caso llevarían la ceremonia civil, la decoración, y el hilo conductor de todo.

Supongo que a partir de ahora nos espera un año de trabajo conjunto y de construir mucha confianza para el día B.

Eso sí, el alquiler de sillas y, especialmente, sillas con funda es ¡¡¡CARÍSIMO!!!. Creo que de media era tres euros y pico por silla... y aún más si añadías un lacito o una flor... ¡¡¡La Virgen!!! Y eso que sólo se alquilan para el 50% de los invitados.

Para aquellos que sientan curiosidad, la ceremonia civil en casi todos los catering cuesta de media entre 450-500 euros (sin maestro de ceremonias).

Lo sorprendente de todo es que casi no conseguimos fecha con el catering y eso que casi lo hemos reservado con 11 meses de antelación. Otra cosita de la lista tachada: ¡¡¡El catering!!! :)












Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

© 2015 Margarita García-Ramos Morell. Todos los derecos reservados.
Diseño blog: Rainy Day